Skip to main content
CNNfyi.com >News
Select a section:




CNN NEWSROOM
Daily guide
Guide Archives
Transcript
Program Calender
Enroll now

CNN Newsroom is a commercial-free TV program for classrooms. It airs at 4:30 a.m. ET Monday-Friday on CNN TV
STUDENT BUREAU

What is Student Bureau?
How can I participate?
Locate Student Bureau
In partnership with: Harcourt Riverdeep



Profile: Roberto Clemente

September 6, 2001 Posted: 3:02 PM EDT (1902 GMT)


(PEOPLE EN ESPANOL) -- Puerto Rican baseball legend Roberto Clemente knew he would die young, or so he told those closest to him. Fate proved him right. When his Nicaragua-bound plane filled with earthquake relief aid went down in 1972 off the coast of San Juan, Clemente was only 38. Those short years, however, were enough to leave an impressive mark.

As a Pittsburgh Pirate, Clemente was a four-time Major League batting champ, earned a dozen Golden Gloves, appeared in a dozen All-Star games and was National League MVP in 1966 and the MVP of the 1971 World Series. Off the field, this family man dedicated himself to a wife and three children, as well as to scores of fans that still benefit from his charity work.

"If you have an opportunity to make things better and you don't,"Clemente once said, explaining his philosophy, "you're wasting your time on Earth." Words he lived and died by.

Read about Clemente's life in Spanish

(PEOPLE EN ESPANOL) -- Unos días antes de su muerte, Roberto Clemente soñó con su propio funeral. Su viuda, Vera Cristina Zabala recuerda que él le contó al otro día cómo se vio "sentado en una nube mencionando las personas que estaban en su entierro;" y añade: "el papá de Roberto soñó también la noche antes. Vino el sobrino de Roberto a decirle: 'Mira, dice Abuelo que él soñó que el avión se caía, que por favor no vayas.'"

"Uno se pone a atar cabos y se da cuenta que hubo muchos avisos," agrega quien fue el gran amor del legendario ídolo del béisbol. Antes del fatídico vuelo, a ella le pasó por la mente la letra de una canción en la que se narraba un accidente aéreo. Fuera de eso, el hijo mayor de los Clemente, Roberto Jr., quien en ese entonces tenía 6 años, también presintió el accidente y trató de convencer a su padre de que no volara.

Pero por encima de las corazonadas, se le imponía su deseo de ayudar al prójimo. En vez de celebrar aquel 31 de diciembre de 1972 esperando la llegada de un nuevo año como tradicionalmente se hace en Puerto Rico, subió a un avión lleno de medicinas y suministros que él mismo consiguió para auxiliar a las víctimas de un terremoto que había matado a miles de personas en Nicaragua. Los suministros enviados antes difícilmente llegaban a su destino y él estaba molesto. Por eso, aunque había mal tiempo y malos augurios, decidió llevar la ayuda él mismo. A pocos minutos de despegar de San Juan, el avión se precipitó al agua.

Nacido el 18 de agosto de 1934 en Carolina, Puerto Rico, Roberto fue el último de los cuatro hijos de Melchor Clemente y Luisa Walker de Clemente. De chico, solía ir con su mamá a la iglesia bautista a orar por el bienestar ajeno y a visitar enfermos y dolientes en los velorios.

Su padre fue capataz en la industria de la caña de azúcar y la madre atendía un pequeño colmado. "Dentro de la pobreza que había en esa época nunca les faltó nada," añade su viuda. El dinero y la gloria que alcanzaría más tarde jamás le harían olvidar su origen humilde.

De niño sobresalió en eventos de pista y campo, pero su verdadera pasión era la pelota. Sin graduarse aún de secundaria, firmó con los Cangrejeros de Santurce. Si bien soñó con ser ingeniero, su talento con el bate lo llevó por un camino de éxitos en ese deporte. Un año después, le ofrecieron jugar con los Dodgers de Brooklyn, pero fue con los Piratas de Pittsburgh que hizo su debut en las Grandes Ligas en 1955.

Cuando la prensa de Estados Unidos lo ridiculizó por su acento, Clemente comenzó a imponer marcas. Fue cuatro veces campeón de bateo de las Grandes Ligas (1961, 1964, 1965 y 1967), ganó 12 veces el guante de oro, estuvo en 12 Juegos de las Estrellas, bateó 14 imparables consecutivos en las dos series mundiales de 1960 y 1971, durante 13 torneos promedió más de 300 puntos y fue seleccionado como el jugador más valioso (MVP) de la Liga Nacional en 1966 y de la Serie Mundial en 1971.

Pero en el plano personal, Clemente nunca dejó de ser un hombre hogareño y sensible. En 1964 se casó con Zabala, con quien tuvo tres hijos: Roberto Jr., Luis Roberto y Roberto Enrique. "Era bien cariñoso," recuerda Luis Roberto, quien dirige una vieja idea de su padre: la Ciudad Deportiva Roberto Clemente, entidad que prepara nuevos valores del deporte boricua y une a la familia con actividades culturales.

Con su muerte temprana, Clemente plasmó la esencia de su filosofía de vida, la cual resumió una vez en un discurso con estas palabras: "Si tienes una oportunidad de mejorar las cosas y no lo haces, estás perdiendo tu tiempo sobre la tierra."



Weekly Activities:
Updated September 21, 2002


feedback
   
  © 2001 Cable News Network LP, LLLP.
An AOL Time Warner Company. All Rights Reserved.
Terms under which this service is provided to you.
Read our privacy guidelines. Contact us.
BACK TO TOP