Falcao, una lesión Mundial