Fowler, con la carga de la Ryder Cup